La Buena Semilla: Jueves 18 Noviembre
Jueves
18
Noviembre
Si vuestros pecados fueren como la grana, como la nieve serán emblanquecidos ; si fueren rojos como el carmesí, vendrán a ser como blanca lana.
Isaías 1 : 18
¿Demasiado culpable ?

A petición de un amigo, visité a un enfermo que se oponía mucho al Evangelio. Yo no lo conocía. Nuestra conversación solo me dejó la posibilidad de evocar a su padre, un fiel cristiano que había conocido hacía muchos años.

Algunos meses más tarde su médico me dijo que el enfermo se había agravado y por ello debía ser hospitalizado. Me animó a ir a verlo lo antes posible, pues podría morir en breve. Fui rápidamente a visitarlo. El Señor le había hablado. Tomó conciencia de que había ofendido gravemente a Dios durante toda su vida de rebelión contra él. ¡Necesitaba su perdón ! Pero pensaba que había hecho mucho daño y que era demasiado culpable ; por ello decía : “¡El Señor no puede perdonarme !”.

Leímos juntos la escena del evangelio de Lucas en la que uno de los malhechores, crucificado al lado de Jesús, y quien poco antes lo había insultado (Mateo 27 : 44), se dirigió a él y le dijo : “Acuérdate de mí cuando vengas en tu reino” (Lucas 23 : 42).

Me detuve y le pregunté : ¿Qué respondió Jesús a ese malhechor ? ¿Acaso le dijo : Hiciste o dijiste demasiadas cosas malas ? No, escucha esta maravillosa respuesta : “Hoy estarás conmigo en el paraíso” (Lucas 23 : 43). Jesús está vivo, te habla ahora. ¡Esta respuesta también es para ti ! Inmediatamente la paz de Dios llenó el corazón del enfermo. Sus angustias dieron lugar a una gran calma. Al día siguiente estaba con Jesús.

“Os digo que así habrá más gozo en el cielo por un pecador que se arrepiente, que por noventa y nueve justos que no necesitan de arrepentimiento” (Lucas 15 : 7).

Job 21 - Hebreos 9 : 1-14 - Salmo 127 - Proverbios 28 : 1-2