La Buena Semilla: Lunes 15 Noviembre
Lunes
15
Noviembre
Sus pies se apresuran para derramar sangre ; quebranto y desventura hay en sus caminos ; y no conocieron camino de paz.
Romanos 3 : 15-17
Habéis sido hechos cercanos por la sangre de Cristo. Porque él es nuestra paz… aboliendo en su carne las enemistades.
Efesios 2 : 13-15
La paz de Dios es como un río

Son jóvenes extremistas, tienen sus convicciones, y la vida por delante… Sin embargo, prefieren perder esta vida y robar salvajemente la de otros, pues, ¿cuál es la fuente de esta tendencia tan antigua a destruir al prójimo ?

La Biblia no nos esconde nada al respecto. Desde sus primeras páginas leemos : “Caín se levantó contra su hermano Abel, y lo mató” (Génesis 4 : 8). La causa profunda es esta : cada ser humano tiene en sí mismo la raíz del mal, y esto lo convierte en un potencial asesino. Jesús dijo a sus discípulos : “Del corazón salen los malos pensamientos, los homicidios, los adulterios, las fornicaciones, los hurtos, los falsos testimonios, las blasfemias” (Mateo 15 : 19).

Algunos dicen que cada uno puede dar lo mejor de sí mismo gracias a la educación, la religión… ¡Pero la Biblia advierte solemnemente que cada ser humano es capaz de lo peor ! También nos dice cuál es la causa de esta triste realidad : el alejamiento de Dios, la rebelión contra un Creador cuya existencia muchas veces es negada, el orgullo ciego del hombre que pretende, desde hace milenios, encontrar el camino de la paz, mientras hace la guerra a Dios.

Pero la Biblia también ofrece el remedio para el mal : habla de una paz “como un río” (Isaías 48 : 18). Su fundamento es el sacrificio de Cristo, quien hizo “la paz mediante la sangre de su cruz” (Colosenses 1 : 20). Todos los que creen en Jesús reciben la paz con Dios. Él los invita a seguir la paz “con todos” (Hebreos 12 : 14). ¡Él es el Señor de paz !

Job 16-17 - Hebreos 7 : 1-17 - Salmo 124 - Proverbios 27 : 19-20