La Buena Semilla: Sábado 19 Junio
Sábado
19
Junio
Yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice el Señor, pensamientos de paz… para daros el fin que esperáis.
Jeremías 29:11
Nacer, vivir y morir

Durante toda su vida, un poeta italiano trató de probar que Dios no existía. Poco antes de su muerte llegó a esta conclusión: “Nací, no sé por qué; viví, no sé cómo; me voy, no sé a dónde…?”. ¡Qué triste balance de una vida sin Dios…!

El apóstol Pablo tenía una convicción muy diferente:

- “Dios… me apartó desde el vientre de mi madre, y me llamó por su gracia… para que yo le predicase (a Jesús) entre los gentiles” (Gálatas 1:15-16). Pablo sabía por qué había nacido: para anunciar el Evangelio al mundo.

- “Para mí el vivir es Cristo, y el morir es ganancia. Mas si el vivir en la carne resulta para mí en beneficio de la obra, no sé entonces qué escoger” (Filipenses 1:21-22). Pablo sabía cómo quería vivir: toda su vida se resumía en una persona, Jesucristo. Había renunciado a todo lo demás para conocer a Jesucristo (Filipenses 3:10).

- Tenía el “deseo de partir y estar con Cristo, lo cual es muchísimo mejor” (Filipenses 1:23). Sabía con certeza a dónde iría después de la muerte, y todo lo que deseaba era estar con Cristo.

Pero estas afirmaciones no solo son la parte del gran apóstol. El cristiano más humilde fue conocido y amado desde antes de la fundación del mundo; Dios tiene un plan para su vida, mientras espera el momento de ir con su Salvador.

Lector, ¿por qué nació usted? ¿Cómo vive? ¿A dónde va? Para poder responder con certeza, vuélvase a Jesucristo y recíbalo como su Salvador.

2 Reyes 19 – 1 Timoteo 1 – Salmo 72:12-20 – Proverbios 17:19-20