La Buena Semilla: Miércoles 16 Junio
Miércoles
16
Junio
Miré todas las obras que se hacen debajo del sol ; y he aquí, todo ello es vanidad y aflicción de espíritu.
Eclesiastés 1 : 14
¿Proferirá el sabio vana sabiduría, y llenará su vientre de viento ?
Job 15 : 2
El viento (1)

En la Biblia, como en el lenguaje corriente, a veces el viento es una imagen de la inutilidad de las cosas. El patriarca Job, quien perdió a sus hijos y todos sus bienes, respondió así a sus amigos que lo acusaban, en vez de consolarlo : “¿Tendrán fin las palabras vacías (o de viento) ?” (Job 16 : 3). ¡Cuántas veces nosotros también pronunciamos palabras que se lleva el viento, sin producir un efecto positivo !

Entre las grandes actividades del hombre, ¡cuántas solo producen un resultado pasajero ! “¿Y de qué le aprovechó trabajar en vano ?”, dice Eclesiastés (cap. 5 : 16), quien repite esta triste frase : “¡He aquí que el todo es vanidad y correr tras el viento !” (cap. 1 : 14, V.M.). ¿Por qué no buscar valores más seguros ?

La Biblia nos habla de lo que es estable, de lo que permanece :

- La Palabra de Dios : “Sécase la hierba, marchítase la flor”, este es el resultado de todo lo que el hombre piense o haga en la tierra. “Mas la palabra del Dios nuestro permanece para siempre” (Isaías 40 : 8 ; ver Marcos 13 : 31). Ni una jota, ni una sola letra de esta palabra desaparecerá, todo se cumplirá, dice el Señor. Él es el garante (Mateo 5 : 18). Sentado en su trono en el cielo dijo a Juan : “Estas palabras son fieles y verdaderas” (Apocalipsis 21 : 5).

- Su justicia : “Su justicia permanece para siempre” (Salmo 111 : 3).

- Su verdad : “La verdad del Señor permanece para siempre” (Salmo 117 : 2, V.M.).

- Su bondad : “Alabad al Señor de los señores, porque para siempre es su misericordia” (Salmo 136 : 3).

(mañana continuará)

2 Reyes 17 : 1-23 - Efesios 4 : 17-32 - Salmo 71 : 12-18 - Proverbios 17 : 13-14