La Buena Semilla: Sábado 30 Enero
Sábado
30
Enero
De la manera que está establecido para los hombres que mueran una sola vez, y después de esto el juicio.
Hebreos 9 : 27
Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo.
Hechos 16 : 31
¿Y si fuera mi último día ?

Esta mañana, al despertar, un pensamiento me interpeló : ¿Y si hoy fuese el último día de mi vida en la tierra ? Inmediatamente me emocioné pensando en mis familiares. Luego reflexioné : ¿Estoy preparado para morir ? … Claro que sí, pues Jesucristo me salvó de las garras de la muerte. Su muerte y su resurrección me dieron la vida eterna. Morir significa estar con él en la felicidad y la paz de su presencia, “en el paraíso” (Lucas 23 : 43).

Pero también pienso en el abismo que me separará de todos los que no hayan querido conocer a Dios, quien desea salvarnos de la muerte y del juicio. La Biblia nos explica por qué la muerte llega a todos los hombres, y cómo librarse de ella. “La paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro” (Romanos 6 : 23).

La muerte pone fin a la vida de nuestros cuerpos en la tierra, pero también pone fin a la posibilidad de asirse a ese don de gracia de Dios, es decir, la vida eterna. Para todo ser humano hay un más allá. ¿Dónde voy a pasar esta eternidad sin fin ? ¿Con Jesús, o lejos del gozo de su presencia, en el “lago de fuego” ? (Apocalipsis 20 : 15).

No se le ocurra decir : “Ya veré más tarde”. ¿A quién pertenece el mañana ? Jesús hizo todo para librarnos de la muerte. Hoy todavía dice a cada uno : “Yo soy la resurrección y la vida ; el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá. Y todo aquel que vive y cree en mí, no morirá eternamente. ¿Crees esto ?” (Juan 11 : 25-26).

1 Samuel 24 - Mateo 19 - Salmo 18 : 16-24 - Proverbios 6 : 6-11