La Buena Semilla: Martes 29 Septiembre
Martes
29
Septiembre
Vuélvete… dice el Señor ; no haré caer mi ira sobre ti, porque misericordioso soy yo… Reconoce, pues, tu maldad… Convertíos, hijos rebeldes, y sanaré vuestras rebeliones. He aquí nosotros venimos a ti, porque tú eres el Señor nuestro Dios.
Jeremías 3 : 12-13, 22
¡Vuelve !

¿He desobedecido al Señor ? ¿Me he alejado de él ? ¿Una falta pesa en mi conciencia ? Este urgente llamado de Dios se dirige a mí : ¡Vuelve !

Volver es la única solución, sea cual sea la gravedad de la falta que me agobia. Volver a Dios significa reconocer ante él mis errores y juzgar su origen. Puedo volverme a Dios mediante la oración, la lectura atenta de su Palabra, y quizá con la ayuda de cristianos.

A veces pensamos que el amor de Jesús depende de nuestro amor por él ; y tememos volver a él cuando le deshonramos. Nos imaginamos que Dios está enojado contra nosotros y que debemos rescatarnos mediante nuestro arrepentimiento o por medio de obras. ¡Es un error ! Dios nos ama, independientemente de lo que hayamos hecho. Puede estar triste por nuestra conducta, pero nunca irritado.

¿Qué espera de nosotros cuando cometemos una falta ? Que la reconozcamos comprendiendo que Cristo ya sufrió para que seamos perdonados. Podemos volver a él inmediatamente, con humildad y confianza. Él siempre nos espera. Cuanto más tiempo estemos alejados de él, más difícil será nuestro retorno. ¿Por qué ? Porque si permanecemos en ese estado, nuestra conciencia se embota y nuestro corazón se endurece.

El objetivo de Satanás, el enemigo, es que pasemos a la ligera nuestras faltas, o, al contrario, nos hace creer que todo está perdido. Así logra su objetivo : que no volvamos a tener una buena relación con Dios.

Lamentaciones 5 - Filipenses 4 - Salmo 108 : 1-6 - Proverbios 24 : 10