La Buena Semilla: Viernes 21 Agosto
Viernes
21
Agosto
Quédate con nosotros, porque se hace tarde, y el día ya ha declinado. (Jesús) entró, pues, a quedarse con ellos.
Lucas 24 : 29
Nadie, sino…

Hace poco tiempo María se instaló en una casa para ancianos. Sus hijos y sus nietos fueron a visitarla. La alegría y el jolgorio llenaron su pequeña habitación ; ella disfrutó mucho del cariño de los suyos. Pero al llegar la noche… todos se fueron. Sus ojos recorrieron la habitación y se detuvieron en las numerosas fotos. No, no había nadie más… Sin embargo, su mirada se detuvo en el versículo que había puesto bien visible en su mesa de noche : “Cuando miraron, no vieron más a nadie consigo, sino a Jesús solo” (Marcos 9 : 8). “Sí, pensó María con agradecimiento, por lo menos el Señor Jesús no se va a su casa en la noche. Mi querido Salvador siempre está conmigo, yo no estoy sola”.

“A nadie consigo, sino a Jesús solo” : la experiencia de María también puede ser la del estudiante que al volver, después de un fin de semana en familia, encuentra sola su habitación ; la del prisionero en su celda, lejos de los suyos ; la de la viuda que piensa en su esposo ausente ; y también puede ser la mía…

Todos tenemos momentos de soledad, a veces muy dolorosos. Uno puede sentirse solo incluso en medio de una multitud. Pero la promesa de Jesús está ahí, sin condiciones, para los suyos : “Yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo” (Mateo 28 : 20).

Jesús también conoció momentos de soledad ; su ejemplo nos anima. Cuando todos los discípulos iban a abandonarlo, lo escuchamos decirles : “Me dejaréis solo ; mas no estoy solo, porque el Padre está conmigo. Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción ; pero confiad, yo he vencido al mundo” (Juan 16 : 32-33).

Jeremías 24 - Lucas 24 : 1-35 - Salmo 97 : 8-12 - Proverbios 21 : 27-28