La Buena Semilla: Martes 5 Mayo
Martes
5
Mayo
(El apóstol Pablo contó :) Me rodeó mucha luz del cielo ; y caí al suelo, y oí una voz que me decía : Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues ? Yo entonces respondí : ¿Quién eres, Señor ? Y me dijo : Yo soy Jesús de Nazaret, a quien tú persigues.
Hechos 22 : 6-8
¡Saulo, Saulo ! (8)
Lectura propuesta : Hechos 9 : 1-30

Relato bíblico : Saulo, joven e impetuoso, pensaba que debía “hacer muchas cosas contra el nombre de Jesús de Nazaret” (Hechos 26 : 9). Perseguía a los cristianos hasta llevarlos a la muerte. Pero yendo a Damasco para capturar a otros, una luz resplandeciente que venía del cielo lo cegó, y escuchó una voz que le decía : “Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues ?”. Aterrado y ciego, respondió : “¿Quién eres, Señor ?”. Entonces Jesús se reveló a Saulo, quien llegaría a ser el apóstol Pablo, evangelizaría varios países del imperio romano y escribiría una parte de la Biblia.

Aplicación : ¿Qué hacía Saulo ? Perseguía a los cristianos. ¿Qué le dijo el Señor ? “Yo soy Jesús, a quien tú persigues”. ¡Es una lección básica ! Haciendo mal a los creyentes, Saulo no solo atentaba contra el recuerdo de un Hombre que había vivido y enseñado en la tierra, sino que se oponía a Aquel que está vivo. Perseguía a Jesús quien acababa de hablarle mediante “una luz del cielo que sobrepasaba el resplandor del sol” (Hechos 26 : 13).

¿La voz del Señor ha resonado en mi corazón ? Quizá no como para aterrarme físicamente, sino para llevarme a decir : ¡Señor Jesús !, para que lo reciba como mi Salvador, como “Señor mío, y Dios mío” (Juan 20 : 28).

Esta voz del Señor también me interpela por mi nombre, y me dice : “Estos creyentes a los que tal vez critiques están unidos a mí”. Sí, al rechazar a los creyentes, uno rechaza al Señor, y al amarlos, uno ama al Señor.

Isaías 49 - Marcos 7 : 24-37 - Salmo 52 - Proverbios 14 : 33-34