La Buena Semilla: Jueves 6 Febrero
Jueves
6
Febrero
Así dice el Señor… Yo, yo soy el que borro tus rebeliones por amor de mí mismo, y no me acordaré de tus pecados. Hazme recordar, entremos en juicio juntamente ; habla tú para justificarte.
Isaías 43 : 16, 25-26
Una pesca sorprendente (1)
Leer Lucas 5 : 1-10

En los evangelios, varias veces hallamos a Jesús con sus discípulos en una barca. Esta barca es como un símbolo de nuestra vida, frágil embarcación, a menudo sacudida por las ondas de la prueba, pero siempre sostenida y guiada por Dios. En el relato de Lucas, esa mañana Jesús subió al bote de Pedro a fin de hablar a la multitud reunida en la orilla. Luego ordenó a Pedro dirigirse mar adentro para echar sus redes. Este discípulo había pescado toda la noche sin éxito, pero obedeció a Jesús. ¡Qué sorpresa ! Su red se llenó tanto de peces que debió pedir ayuda a sus compañeros para sacarla del agua.

Entonces Pedro tuvo miedo. Tomó conciencia de su estado delante de Dios y dijo al Señor : “Apártate de mí… porque soy hombre pecador”. Sin embargo, se arrojó a los pies de Jesús. ¿Por qué esta reacción ? Súbitamente se dio cuenta de que estaba delante de alguien infinitamente superior a él. Aquel que había ordenado el milagro de esa pesca, ¡era el Santo Hijo de Dios, el Mesías ! Por eso necesitaba de su presencia. Nos sorprende la respuesta llena de dulzura de Jesús : “No temas”.

Quizá, cuando estamos ante la presencia de Dios, sentimos vergüenza de nosotros mismos. Oigamos la palabra de Jesús : “No temas”. No tengamos miedo de arrojar luz sobre nuestras vidas. Encomendémonos a Jesús con confianza. Él nos dará la fuerza para reconocer nuestras faltas, y experimentaremos su perdón.

Génesis 40 - Mateo 23 - Salmo 19 : 11-14 - Proverbios 7 : 24-27