La Buena Semilla: Viernes 24 Enero
Viernes
24
Enero
Está mi alma hastiada de mi vida ; daré libre curso a mi queja, hablaré con amargura de mi alma.
Job 10 : 1
Con misericordia eterna tendré compasión de ti, dijo el Señor tu Redentor.
Isaías 54 : 8
Por la puerta entreabierta

Desde que era pequeño vivía solo con mi padre alcohólico. A menudo encontraba refugio en casa de un cristiano bondadoso que amaba a Dios y a su prójimo. Él se ocupaba de un pequeño grupo de creyentes que se reunía en una capilla cerca de su casa. Pero yo permanecía lejos de Dios.

Tuve que ir a trabajar siendo muy joven. En el año 1968, cuando tenía 15 años de edad, unos amigos me invitaron a una noche de rumba. Completamente ebrio, me quedé dormido. Cuando desperté, estaba solo y tuve que pagar todo lo consumido. Refugiado en la sala de espera de la estación, abandonado, engañado, solo y triste, estaba lleno de amargura pensando en esa noche y en mi vida. Hacia las 6 de la mañana me dirigí a la casa de mi amigo cristiano, esperando hallar un poco de consuelo. Pasando frente a la capilla escuché mi nombre : “Marcelo…”. La puerta estaba entreabierta, entré y vi a mi amigo arrodillado suplicando a Dios que tocara mi corazón y me librara del mal. Yo estaba molesto.

- ¿Cómo puede usted hablar de mí a un Dios que yo no conozco ?

- Marcelo, ese Dios vino a la tierra en la persona de Jesús su Hijo para darse a conocer. El nombre de Jesús significa “el Eterno salva”. Jesús te ama, ¿quieres conocer el poder de Su nombre para librarte ? Ahora él te llama, ¡cree en él !

Desde ese momento Jesucristo transformó mi vida.

“No hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos” (Hechos 4 : 12).

Génesis 27 - Mateo 15 : 21-39 - Salmo 16 : 7-11 - Proverbios 4 : 20-27