La Buena Semilla: Domingo 8 Septiembre
Domingo
8
Septiembre
Amados, ahora somos hijos de Dios.
1 Juan 3 : 2
Vuestro Padre sabe de qué cosas tenéis necesidad, antes que vosotros le pidáis.
Mateo 6 : 8
No os afanéis… vuestro Padre celestial sabe que tenéis necesidad de todas estas cosas.
Mateo 6 : 31-32
A su cargo

Si usted tiene un hijo pequeño, lo cuida naturalmente sin que haya necesidad de pedírselo, en una relación feliz, basada en el amor y la confianza. Un hijo que se mostrara inquieto y desconfiado, a pesar de los cuidados que usted le prodiga, le causaría tristeza y preocupación, con justa razón.

Nuestros hijos, mientras son pequeños, están a nuestro cargo, dependen enteramente de nosotros. Nos ocupamos de ellos simplemente porque son nuestros hijos y los amamos. Nos gusta verlos felices y confiados.

Los cristianos, por la fe en Jesús, hemos recibido la vida divina y nos hemos convertido en hijos de Dios (Juan 1 : 12). Dios tiene cuidado de nosotros como un Padre. Sin embargo, ¡a menudo nos comportamos con él como si no confiáramos en sus cuidados ! Nuestro Padre celestial, ¿será menos fiel que un padre humano ?

No seamos cristianos intranquilos que viven con miedo a lo que pueda sucederles. No imaginemos a Dios como un Padre severo, ni temamos acercarnos a él ; disfrutemos apaciblemente su amor, como sus hijos amados (Efesios 5 : 1).

En lugar de angustiarnos por todos los detalles de la vida cotidiana, echemos todas nuestras preocupaciones sobre nuestro Dios, quien tiene cuidado de nosotros (1 Pedro 5 : 7).

Hijos de Dios, yo soy “hijo a cargo” de un Padre amoroso y todopoderoso. ¿Qué más necesito ?

2 Crónicas 24 - 1 Corintios 14 : 20-40 - Salmo 104 : 14-18 - Proverbios 22 : 28