La Buena Semilla: Martes 16 Octubre
Martes
16
Octubre
Dios… aumentó al doble todas las cosas que habían sido de Job… y bendijo el Señor el postrer estado de Job más que el primero.
Job 42:10-12
Habéis oído de la paciencia de Job, y habéis visto el fin del Señor, que el Señor es muy misericordioso y compasivo.
Santiago 5:11
Solo con permiso

El principio del libro de Job nos muestra a Satanás entre los ángeles, y Dios le habla sobre la ejemplar conducta de Job. Satanás argumenta diciendo que si Job honra a Dios es porque lo tiene todo: hijos, riquezas… Dios le responde: “He aquí, todo lo que tiene está en tu mano; solamente no pongas tu mano sobre él” (Job 1:12). Entonces en un día perdió a sus diez hijos y todos sus bienes. Sin embargo siguió siendo recto en medio de la prueba.

Satanás, pues, dijo que Job seguía siendo íntegro porque su salud no había sido tocada. Dios respondió: “He aquí, él está en tu mano; mas guarda su vida”. Y Satanás hirió a Job con una enfermedad muy dolorosa (cap. 2:7), a tal punto que deseaba morir.

Estos capítulos nos descubren un mundo invisible. Nos revelan que Satanás, el enemigo de los hombres, y sobre todo de los creyentes, tiene acceso a Dios. Se esfuerza todo lo que puede para hacer daño, y dispone de un poder terrorífico. Sin embargo, notemos que:

 – No es Satanás quien toma la iniciativa del diálogo, sino Dios.

 – Cuando Dios permite que Satanás tenga cierto poder sobre Job, le fija límites precisos.

 – La prueba de Job finaliza con una inmensa bendición. Esto es lo que Dios tenía en vista desde el principio. ¡Sin saberlo, Satanás actuó a favor de Job!

Hijos de Dios, no temamos, Dios es nuestro Padre, nos ama, y Satanás solo puede actuar con su permiso, para nuestro bien final.

Deuteronomio 10 – Juan 6:41-71 – Salmo 118:5-9 – Proverbios 25:14-15