La Buena Semilla: Viernes 12 Noviembre
Viernes
12
Noviembre
Andrés… halló primero a su hermano Simón, y le dijo: Hemos hallado al Mesías… Y le trajo a Jesús. Y mirándole Jesús, dijo: Tú eres Simón, hijo de Jonás; tú serás llamado Cefas (que quiere decir, Pedro).
Juan 1:40-42
El gozo mutuo

Hace muchos años unos buscadores de oro estaban excavando en Montana (Estados Unidos). De repente uno de ellos sacó una piedra insólita y constató que tenía oro. Muy animados, los hombres continuaron buscando y hallaron una gran cantidad del precioso metal. Llenos de alegría, gritaron: ¡Ahora somos ricos!

De camino a la ciudad para comprar alimentos, decidieron no contar a nadie sobre su descubrimiento. Sin embargo, en el momento de volver a su campamento, vieron unos hombres que se disponían a seguirles.

- Han encontrado oro, dijeron aquellos hombres.

- ¿Quién les dijo?, preguntaron sorprendidos los buscadores de oro.

- Nadie, ¡se ve en sus rostros!

El que halla al Señor Jesús recibe el perdón de sus pecados, la gracia perfecta y liberadora de Dios, la paz, el gozo… ¿Podría esconderlo a los que le rodean? ¡Imposible!

Comprendemos por qué los buscadores de oro quisieron guardar silencio sobre su descubrimiento. Pero nosotros, cristianos, ¡debemos proclamar la buena noticia de la salvación, vivir como Cristo en este mundo y hablar a otros de lo que hemos descubierto! Encontrar a Cristo y vivir con él es el mayor tesoro que podemos tener. ¿Dudaríamos en mostrar a otros esta gran felicidad?

“Fueron halladas tus palabras, y yo las comí; y tu palabra me fue por gozo y por alegría de mi corazón” (Jeremías 15:16).

Job 12 – Hebreos 4 – Salmo 121 – Proverbios 27:13-14