La Buena Semilla: Miércoles 28 Agosto
Miércoles
28
Agosto
Abraham estaba aún delante del Señor.
Génesis 18 : 22
Cuando destruyó Dios las ciudades de la llanura (Sodoma y Gomorra), Dios se acordó de Abraham, y envió fuera a Lot de en medio de la destrucción.
Génesis 19 : 29
La oración de Abraham

Dios anunció a Abraham, el patriarca, una terrible noticia : Sodoma, la ciudad depravada, iba a ser destruida. Abraham vivía en un lugar apartado en la montaña ; allí estaba protegido. Pero alguien de su familia vivía en Sodoma : Lot, su sobrino, quien fue a vivir entre hombres corruptos y quien, aunque justo (2 Pedro 2 : 7), corría el riesgo de ser destruido con ellos.

Entonces Abraham, hombre de fe, suplicó a Dios en favor de la ciudad : “Quizá haya cincuenta justos dentro de la ciudad : ¿destruirás también… ?” (Génesis 18 : 24). ¿Y si hubieren 45… o 10 ? … Con paciencia y bondad, Dios respondió a la intercesión de Abraham, su amigo (Isaías 41 : 8). Le prometió librar la ciudad si en ella se hallaran 10 justos. Luego el Señor se fue. Vino la noche…

Al día siguiente, Abraham salió de su tienda y miró hacia Sodoma : la ciudad ardía en llamas. Obviamente en ella no se habían hallado diez justos. ¿Fue inútil la oración de Abraham ?

No, Dios es un Dios fiel. No pudo perdonar la ciudad, porque estaba completamente corrompida, pero se acordó de Abraham y de su súplica. Con misericordia libró a su sobrino Lot, a su esposa y a sus dos hijas.

A veces pensamos que nuestras oraciones son inútiles, que todo está perdido. Mas contemos con la fidelidad de Dios, él escucha la oración (Salmo 65 : 2). “Su misericordia es de generación en generación a los que le temen” (Lucas 1 : 50).

2 Crónicas 13 - 1 Corintios 6 - Salmo 101 : 5-8 - Proverbios 22 : 8-9