La Buena Semilla: Domingo 18 Abril
Domingo
18
Abril
De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es ; las cosas viejas pasaron ; he aquí todas son hechas nuevas.
2 Corintios 5 : 17
Abre mis ojos, y miraré las maravillas de tu ley.
Salmo 119 : 18
La vida cristiana ¿es una vida triste, de renunciamiento ?

Esta idea bastante extendida tiene su explicación. Muchas personas buscan acomodar su cristianismo a la vida del mundo, para no privarse de nada. En consecuencia, su vida cristiana se ve insípida y sin gozo. Otros, que realmente no han comprendido el Evangelio, viven asustados, con miedo a un Dios que ellos consideran vengativo. Pero en realidad no lo conocen, y quieren apaciguarlo mediante una devoción unida a toda clase de privaciones. ¿Quién quisiera vivir un cristianismo así, que no es más que una triste parodia ?

Es cierto que el cristiano, el que aceptó a Jesucristo en su corazón, renuncia a lo malo, a lo que solo es “vanidad y aflicción de espíritu”, a las cosas atractivas que el mundo presenta bajo un aspecto agradable, pero que destruyen el cuerpo, el alma y la familia… Pero, ¿por eso estará triste el cristiano ? ¡Todo lo contrario ! Un verdadero cristiano confía en Dios, pues conoce su amor. Lo que Dios le enseña en la Biblia siempre es para su bien. ¡Qué bueno tener esos puntos de referencia frente a lo que ofrece un mundo desorientado !

Escuche este testimonio : “Sí, cuando me convertí abandoné muchas cosas… pero recibí otras : Cargado por una conciencia que me atormentaba y un corazón sin paz, recibí el perdón de Dios. Él me dio su paz. Me liberó de la esclavitud al alcohol y del miedo al futuro. Lo que perdí se convirtió en una ganancia inestimable.

¡Conviértase, acepte a Jesús como su Salvador personal !”.

Ezequiel 40 : 24-49 - 1 Pedro 3 - Salmo 45 : 6-9 - Proverbios 13 : 24-25