La Buena Semilla: Jueves 19 Septiembre
Jueves
19
Septiembre
El que hizo el oído, ¿no oirá ? El que formó el ojo, ¿no verá ?
Salmo 94 : 9
Yo hablaba lo que no entendía ; cosas demasiado maravillosas para mí, que yo no comprendía. Oye, te ruego, y hablaré ; te preguntaré, y tú me enseñarás.
Job 42 : 3-4
¡Hay demasiado mal en esta tierra !

-Hay tantas guerras y sufrimientos en esta tierra, que no puedo creer que Dios exista.

- ¿Usted está en contra de la violencia ?

- ¡Por supuesto !

- Usted piensa que el bien existe, y prefiere el bien al mal.

- ¡Sin ninguna duda !

- ¿Cómo hace para diferenciar el bien del mal ?

- ¡Pues, confiando en mis sentimientos !

- En ciertas culturas las personas aman a sus semejantes, en otras se comían unos a otros. En ambos casos la gente se basa en sus sentimientos. ¿Cuál prefiere ?

- ¡Evidentemente, prefiero a los que aman a su prójimo !

- Si los sentimientos no son suficientes para diferenciar el bien del mal, usted debe admitir la existencia de una ley moral que le permite escoger entre el bien y el mal. Sin ley moral no hay noción de bien ni de mal. Y esta ley moral exige que alguien la haya establecido, ¡ella exige un legislador moral !

Si está agobiado por la existencia de guerras, ¿no cree que es Dios quien ha puesto en su corazón esa ley moral ?

- Entonces, ¿cómo conocer más esta moral divina y a Dios mismo ?

- Hable a Dios mediante la oración ; escúchelo, leyendo la Biblia, ella es la Palabra de Dios. Si él le ha dado esta noción del bien y del mal, también quiere enseñarle otra cosa sobre el sentido de su vida. ¡Él quiere tener una relación personal con usted !

2 Crónicas 34 - 2 Corintios 8 - Salmo 106 : 19-23 - Proverbios 23 : 22