La Buena Semilla: Lunes 26 Diciembre
Lunes
26
Diciembre
Dios ungió con el Espíritu Santo y con poder a Jesús de Nazaret, y… este anduvo haciendo bienes y sanando a todos los oprimidos por el diablo, porque Dios estaba con él.
Hechos 10:38
¿Qué sabe usted de Jesucristo?

Hace unos 2000 años se produjo un acontecimiento que marcó la humanidad: la venida de Jesucristo a la tierra.

Él nació como un bebé. Los hombres fueron indiferentes, pero los ángeles celebraron su nacimiento, que era el cumplimiento de una profecía de varios siglos de antigüedad (Miqueas 5:2). Jesús vino a restablecer las relaciones de paz entre Dios y los hombres.

Vivió una vida perfecta. Los que lo rodeaban estaban maravillados por sus cualidades y su comportamiento. Uno de los que lo mataron declaró: “Verdaderamente este hombre era Hijo de Dios” (Marcos 15:39).

Su vida, sus palabras y sus muchos milagros atestiguan que Jesús es Dios, y dan toda la autoridad a las verdades fundamentales que anunció:

 – Hay solo dos caminos para los hombres, el de la vida eterna y el de la muerte eterna.

 – Dios ama a todos los seres humanos, se interesa por cada uno y ayuda a quien se lo pide.

Durante su vida en la tierra Jesús sanó a un gran número de enfermos; sin embargo, su vida perfecta no fue suficiente para salvar de la muerte eterna a cada ser humano. Él tuvo que morir. Sufriendo en nuestro lugar el castigo que nuestros pecados merecían, demostró su amor por nosotros.

Finalmente, su vida, sus palabras, sus hechos, su muerte y su resurrección, todo demostró que él era Dios hecho hombre, quien vino para salvarnos. Ahora es responsabilidad de cada persona buscarlo leyendo la Biblia, creer y confiar en él, amarlo, obedecerle, servirle y adorarlo.

Jueces 17 – Apocalipsis 19:1-10 – Salmo 147:7-11 – Proverbios 30:29-31