La Buena Semilla: Miércoles 5 Enero
Miércoles
5
Enero
En gran manera se maravillaban, diciendo: bien lo ha hecho todo.
Marcos 7:37
Todos, sobrecogidos de asombro, glorificaban a Dios; y llenos de temor decían: Hoy hemos visto maravillas.
Lucas 5:26
¡Un Hombre único!

Los evangelios nos cuentan la vida de Jesucristo. Su actitud y sus palabras a menudo molestaban a sus contemporáneos, pero muchos dieron testimonio de que ese hombre era diferente a los demás.

 – “Jamás hombre alguno ha hablado como este hombre” (Juan 7:46). Cada palabra de Jesús tiene un valor único, permanente, divino, de ahí la importancia de prestarle mucha atención. Todos podemos comprender lo que dijo, todos somos invitados a estar atentos y obedecer sus palabras. Estas responden a los problemas y a las preguntas de los hombres, que son los mismos hoy que en su época. Las palabras de Jesús siempre serán actuales: “El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán” (Mateo 24:35).

 – ¡Jamás hombre alguno ha vivido como este hombre! Entre las palabras de Jesús y su comportamiento había una perfecta armonía; no había ninguna contradicción. Aunque era Dios, vivió como un hombre, en humildad; la oración, la predicación de la buena nueva caracterizaron su vida pública durante más de tres años. Sus milagros de bondad daban testimonio de que era Dios.

 – ¡Jamás hombre alguno amó como este hombre! Su amor sobrepasa todo lo que podemos imaginar. Jesús vino a salvar a los hombres perdidos y esclavos del pecado. Por amor se dejó clavar en una cruz. Dio su vida en sacrificio para calmar la ira de Dios hacia el pecador. Aún hoy Dios ofrece su perdón y da la vida eterna a todos los que creen en Jesús.

Génesis 5 – Mateo 5:1-20 – Salmo 4:1-3 – Proverbios 1:24-33