La Buena Semilla: Jueves 25 Agosto
Jueves
25
Agosto
Honrad al Hijo, para que no se enoje, y perezcáis en el camino; pues se inflama de pronto su ira. Bienaventurados todos los que en él confían.
Salmo 2:12
¿Tiene usted paz? (2)

“La lectura de los evangelios me conmovió. Desde las primeras palabras de Jesús, fui cautivado por su mensaje de amor y paz. Algunos meses más tarde, un amigo con quien a menudo discutía sobre este tema me dio una invitación a una conferencia cuyo tema era: “Jesús, los judíos y el Mesías”. No asistí, pero al final del folleto que lo anunciaba, un versículo de la Biblia me intrigó: “Honrad al Hijo, para que no se enoje… Bienaventurados todos los que en él confían”. Entonces pregunté a mi amigo qué pensaba de esta frase de la Biblia, y en particular de la palabra “Hijo”. Me respondió que él no sabía gran cosa. Y en seguida agregó que su cura siempre le había dicho que Jesús era el Hijo de Dios. Yo le respondí que para nosotros los judíos Dios era único y que él no podía tener hijos.

Pero la pregunta me intrigaba. No dejaba de pensar en este versículo desconcertante. Cuando regresé a mi casa, abrí la Biblia francesa en la traducción del rabino Zadoc Kahn (que solo contiene el Antiguo Testamento), y volví a leer el Salmo 2. Me sorprendió hallar el versículo en una traducción con pocas diferencias (“Honrad al Hijo, para que no se indigne, y perezcáis en el camino; porque muy rápido se enciende su ira: Bienaventurados todos los que se refugian en él”). Al final de la invitación a la conferencia se ofrecía un Nuevo Testamento gratis. Bastaba escribir a la dirección indicada. Fue lo que hice para tener uno propio”.

(mañana continuará)

Jeremías 28 – 1 Corintios 3 – Salmo 99:6-9 – Proverbios 22:3-4