La Buena Semilla: Domingo 8 Mayo
Domingo
8
Mayo
Raíz de todos los males es el amor al dinero, el cual codiciando algunos, se extraviaron de la fe, y fueron traspasados de muchos dolores.
1 Timoteo 6:10
Éramos en otro tiempo insensatos, rebeldes, extraviados, esclavos de concupiscencias… Pero cuando se manifestó la bondad de Dios nuestro Salvador, y su amor para con los hombres, nos salvó.
Tito 3:3-5
Me sentía cansada y sin rumbo (1)
Testimonio

“Nací en China. Fui educada en el marxismo, pero no creía nada de lo que me enseñaban. Mi divisa era: “Solo se puede contar con uno mismo”. La vida no era fácil en China; todos los miembros de mi familia trabajaban duro, con la esperanza de tener un futuro mejor.

Cuando terminé mis estudios universitarios, conseguí un buen empleo. Para muchos, el dinero era lo más importante. Los ricos miraban a los pobres con desprecio, y los fuertes explotaban a los débiles. Un día me di cuenta de que me había vuelto como esos ricos. Entonces empecé a odiarme.

Me sentía cansada y sin rumbo. ¿Acaso la gente no podía vivir en paz, con corazones puros? ¿No podían amarse unos a otros? Esto era fácil de decir, pero se necesitaba una fuerza especial para poder llevarlo a cabo. ¡Yo no tenía esa fuerza! Me hacía preguntas sin hallar respuestas.

Mi marido y yo emigramos a Canadá en 2001. Allí tuvimos la suerte de conocer nuevos amigos, Jack y Carol. Me sentía muy bien con ellos, como si nos conociésemos desde siempre. Cuanto más nos acercábamos, más me sorprendían. ¡Vivían de forma tan sencilla y eran tan cariñosos! Podíamos ver la paz y la felicidad en sus rostros. ¿Cómo hacían para vivir así? Entonces quise conocer el secreto de esta paz y de esta felicidad”.

(mañana continuará)

Isaías 52-53 – Marcos 9:1-29 – Salmo 55:1-7 – Proverbios 15:3-4