La Buena Semilla: Sábado 7 Mayo
Sábado
7
Mayo
Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien.
Romanos 8:28
Les irá bien a los que a Dios temen.
Eclesiastés 8:12
Cada día es útil

Cuando pasamos por periodos difíciles, quizás “escondamos” la cabeza esperando días mejores. Nadie desea los tiempos de prueba, sin embargo, Dios permite que pasemos por ellos para enseñarnos lecciones que no podríamos aprender de otra manera. Por ejemplo, ¿cómo podríamos ser consolados por él si nunca tuviésemos tristezas?

El Señor Jesús prometió a sus redimidos la paz que da el descanso de la conciencia (Juan 14:27), y también la paz que el corazón puede experimentar aceptando su voluntad, sea cual fuere. Confiando en el Señor podremos considerar cada día, fácil o difícil, como un nuevo regalo de su parte, una nueva ocasión para conocerlo como aquel que quiere compartir nuestras alegrías y tristezas. Detrás de cada circunstancia de nuestra vida, tratemos de ver la mano amorosa de Dios, y comprendamos su objetivo.

Jesús compara una de las actividades de su Padre respecto a sus hijos con el trabajo del viticultor que labra su viña (Juan 15:1-8). La poda puede ser dolorosa, pero su objetivo siempre es fortalecer la viña para que produzca más fruto. Dios no permite sufrimientos inútiles para sus hijos. Cada uno de ellos tiene su razón de ser, pues él “no aflige ni entristece voluntariamente a los hijos de los hombres” (Lamentaciones 3:33). ¡Él nos ama!

La disciplina paternal tiene un fin preciso:

 – Para que tu corazón no se enorgullezca (Deuteronomio 8:14).

 – Para que no te olvides del Señor tu Dios.

 – Para que no digas en tu corazón: “Mi poder y la fuerza de mi mano me han traído esta riqueza” (v. 17).

Isaías 51 – Marcos 8:22-38 – Salmo 54 – Proverbios 15:1-2