La Buena Semilla: Viernes 13 Noviembre
Viernes
13
Noviembre
Cristo murió por nuestros pecados, conforme a las Escrituras; y... fue sepultado, y... resucitó al tercer día, conforme a las Escrituras; y... apareció a Cefas, y después a los doce. Después apareció a más de quinientos hermanos a la vez.
1 Corintios 15:3-6
Creer en la resurrección de Jesús

El objetivo del Evangelio no es dar una enseñanza para ayudar a la gente a «conducirse bien» o para alcanzar la felicidad. El Evangelio es la presentación de hechos que tienen un alcance espiritual eterno para cada hombre. La fe cristiana no es una filosofía ni una moral; es aceptar hechos: la vida de Jesús en la tierra, su muerte en la cruz, su resurrección y su ascensión al cielo a la diestra de Dios el Padre. También es vivir a diario lo que creo.

Los evangelios son el relato de testigos que siguieron a Cristo, o de personas que obtuvieron información concreta de los primeros testigos sobre lo que sucedió. También existen algunos textos escritos por los historiadores romanos o judíos no cristianos de aquel tiempo. Pero para el cristiano, el conocimiento histórico de Jesús está documentado con la mayor fidelidad en los cuatro evangelios.

Sin embargo, saber que Jesús existió realmente no basta para ser un cristiano en el verdadero sentido de la palabra. Para pertenecer a Cristo, para ser salvo por él, debo creer que él murió y resucitó por mí.

Los primeros discípulos no creían que Jesús resucitaría, sin embargo, él les había anunciado esto varias veces. Lloraron su muerte hasta que Jesús se apareció a ellos vivo, comió con ellos y les explicó el significado de su muerte y su resurrección. Esto también es lo que cada hombre debe experimentar por medio de la fe: Jesús, el Hijo unigénito del Dios vivo, ¡resucitó realmente!

Josué 2 - Hebreos 5 - Salmo 122 - Proverbios 27:15-16