La Buena Semilla: Jueves 27 Agosto
Jueves
27
Agosto
¿Y cómo se justificará el hombre con Dios? Si quisiere contender con él, no le podrá responder a una cosa entre mil. Él es sabio de corazón, y poderoso en fuerzas; ¿quién se endureció contra él, y le fue bien?
Job 9:2-4
Justo delante de Dios

La mayoría de nosotros estamos convencidos de ser personas «de bien», ¿no es cierto? En todo caso, si me comparo con lo demás, ¡siempre descubro que hay peores que yo!

Pero la pregunta esencial, la primera de las preguntas que cada uno de nosotros debe resolver, es: ¿Qué piensa Dios de mí? Por cierto, puedo persuadirme de que Dios no existe, o pensar que en todo caso jamás tendré que ver con él, pero ¿estoy seguro de ello? Y si tuviera que encontrarme con Dios, ¿cómo ser aceptado por él? En la Biblia puedo constatar que efectivamente soy culpable delante de Dios. En consecuencia, seré condenado por él. Pero también aprendo que Dios, con un amor infinito, envió a su Hijo Jesucristo al mundo para salvar a los que creen en él, para hacerlos justos. “Cristo padeció una sola vez por los pecados, el justo por los injustos” (1 Pedro 3:18).

En lo que me concierne, el amor de Jesucristo, muerto y resucitado, se impuso a mí, me traspasó el corazón. Dio su vida por mí porque me amaba. Dios lo castigó en mi lugar, por amor a mí. Jesús es, pues, mi Salvador. Soy perdonado, justificado, estoy unido a él para siempre.

Y usted, ¿ha creído en el amor de Dios, el amor infinito de Jesucristo por usted? Aún hoy, él le invita a ir a él, a acercarse a él, a creer en él. Escúchelo, y entonces será perdonado, justificado delante de Dios. Usted conocerá la paz. Tendrá el gozo de ser su hijo amado, y de vivirlo desde ahora. ¿Puede rechazarse tal oferta?

Jeremías 30 - 1 Corintios 5 - Salmo 101:1-4 - Proverbios 22:7