La Buena Semilla: Jueves 9 Julio
Jueves
9
Julio
Conociendo, pues, el temor del Señor, persuadimos a los hombres... Así que, somos embajadores en nombre de Cristo, como si Dios rogase por medio de nosotros; os rogamos en nombre de Cristo: Reconciliaos con Dios.
2 Corintios 5:11, 20
Un peligro real

En la sala de máquinas de un crucero de lujo se había declarado el fuego, corriendo el riesgo de propagarse hasta los depósitos de combustible. Finalmente el incendio fue controlado. Cuando el peligro se descartó totalmente, el capitán le preguntó a una gran actriz, que se encontraba a bordo, si ella se había dado cuenta de la magnitud del problema.

–Desde luego, respondió ella, continuamente nos repetían que no había razones para inquietarse. Enseguida deduje que la situación era muy grave.

A partir de las informaciones que pretendían ser tranquilizadoras, esta persona supo comprender lo que ocurría en realidad. A menudo las señales de alarma son atenuadas para evitar el pánico. A quienes padecen una enfermedad grave, por lo general no se les dice abiertamente que su vida está a punto de terminar. Asimismo hoy se habla de un futuro de paz y prosperidad para nuestro planeta, mientras en todos los ámbitos muchas alarmas están en rojo. ¿Me dejo ilusionar por esas palabras sin fundamento, o deseo y tengo la fuerza para conocer la realidad? Dios, al contrario, habla de juicio. Él no nos engaña.

El versículo de hoy dice claramente que quienes presentan el Evangelio están motivados por la gravedad de la situación actual, pues les preocupa el destino de todos los que no se han vuelto a Dios. Por esta razón no se cansan de invitar a todos los hombres a reconciliarse con el Dios Salvador. ¡No descuide estas advertencias! Reconozca que está perdido y encuentre su refugio y su salvación en Jesucristo.

Números 19 - Lucas 1:57-80 - Salmo 80:8-19 - Proverbios 19:3-4