La Buena Semilla: Lunes 4 Mayo
Lunes
4
Mayo
Que habite Cristo por la fe en vuestros corazones, a fin de que, arraigados y cimentados en amor, seáis plenamente capaces de comprender con todos los santos cuál sea la anchura, la longitud, la profundidad y la altura, y de conocer el amor de Cristo, que excede a todo conocimiento.
Efesios 3:17-19
Te quiero, te quiero mucho

Te quiero un poco, te quiero mucho, te quiero muchísimo... ¿Qué niño no ha deshojado una margarita cantando este estribillo? Un poco, mucho: acostumbramos medir el amor. Amamos a unas personas más que a otras.

Pero la Biblia dice que Dios ama a todos los seres humanos. Y los ama tanto que esta noción sobrepasa el pensamiento humano. “De tal manera amó Dios al mundo (a los hombres), que ha dado a su Hijo unigénito” (Juan 3:16). Esto nos lleva a darle gracias “por su don inefable” (2 Corintios 9:15). Su grandeza no se puede medir, y la razón es muy sencilla: “Dios es amor” (1 Juan 4:8). Su naturaleza es amar. Nos ama según la plenitud de su ser infinito.

Dios nos mostró este amor. El apóstol Juan escribió: “En esto se mostró el amor de Dios para con nosotros, en que Dios envió a su Hijo unigénito al mundo, para que vivamos por él. En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó a nosotros”. Luego el apóstol Juan afirma: “Nosotros hemos conocido y creído el amor que Dios tiene para con nosotros” (1 Juan 4:9-10, 16).

Con respecto a los que han creído, Jesús dijo a su Padre: “Los has amado a ellos como también a mí me has amado” (Juan 17:23). Y a ellos les dijo: “Como el Padre me ha amado, así también yo os he amado” (Juan 15:9). ¡El amor del Padre por el Hijo es la medida infinita del amor que él tiene por nosotros!

Isaías 48 - Marcos 7:1-23 - Salmo 51:13-19 - Proverbios 14:31-32