La Buena Semilla: Miércoles 15 Abril
Miércoles
15
Abril
Qué pide el Señor de ti: solamente hacer justicia, y amar misericordia, y humillarte ante tu Dios.
Miqueas 6:8
Y su señor le dijo: Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor.
Mateo 25:21
El discípulo Andrés

Andrés era uno de los doce discípulos de Jesús. Mucho menos conocido que Juan o Simón Pedro, no escribió un evangelio, ni una epístola. Se habla muy poco de él... Sin embargo, en tres ocasiones Andrés interviene de manera muy oportuna:

1. Cuando conoció a Jesús, su primera preocupación fue llevar a su hermano Simón a Jesús (Juan 1:42). Dios empleó a un discípulo humilde y discreto para llevar a Jesús a quien llegaría a ser el muy conocido apóstol Pedro. Estemos siempre atentos a la voz del Maestro, dispuestos para servirle humildemente.

2. Jesús pidió a sus discípulos que alimentasen a una multitud hambrienta, pero ellos no tenían nada. Entonces Andrés habló a Jesús de un niño que tenía “cinco panes de cebada y dos pececillos” (Juan 6:9). Aunque era muy poco, lo mencionó porque Jesús estaba allí. Y, gracias a él, los pequeños recursos del niño fueron puestos en manos de Jesús, quien los multiplicó. ¡La multitud fue alimentada y saciada!

3. Poco antes de la muerte de Jesús, los griegos expresaron el deseo de verlo. Se dirigieron a Felipe, quien se lo comentó a Andrés, y ambos hablaron al Señor (Juan 12:20-22). Así, por medio de Andrés, los griegos fueron llevados a Jesús.

Las intervenciones simples y discretas de Andrés fueron el origen de grandes bendiciones.

No tratemos de ser conocidos. Como Andrés, cumplamos sencilla y fielmente las pequeñas cosas que el Señor pone a nuestro alcance. ¡Y dejémosle que saque una rica bendición de ello!

Isaías 24-25 - 1 Pedro 1:13-25 - Salmo 44:9-16 - Proverbios 13:18-19