La Buena Semilla: Lunes 24 Febrero
Lunes
24
Febrero
En esto se mostró el amor de Dios para con nosotros, en que Dios envió a su Hijo unigénito al mundo, para que vivamos por él. En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó a nosotros, y envió a su Hijo en propiciación por nuestros pecados.
1 Juan 4:9-10
Jesús lo ama

Quizás usted se pregunte por qué no puede ser feliz, y la vida le parece insoportable... Seguramente las causas son muchas: ¿falta de amor, incomprensión, abandono, duelo o enfermedad, fracasos sucesivos, temor al futuro? No puede aceptar todo esto. Irritado y atormentado, se siente solo... En resumen, cree que nadie puede amarle. En medio de su desesperación, preferiría morir antes que seguir viviendo lo insoportable. La muerte le aparece como una puerta de salida y lo seduce...

Hoy queremos darle un mensaje de esperanza: ¡usted es amado! ¿Quiere dejarse amar tal como es, por alguien que dio su vida por usted?

¿Sabe quién lo ama hasta este punto? Jesús, el Hijo de Dios, quien se hizo hombre para salvarle. La Biblia declara: “De tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna” (Juan 3:16).

Vuélvase a Jesús y, desde el fondo del corazón, cuéntele su tristeza, su desaliento, todo lo que le hace sufrir. Pídale su ayuda, él nunca rechaza a nadie, y ningún hombre es demasiado malo para él. Su corazón lleno de amor quiere perdonar sus pecados, darle la vida eterna y una verdadera razón para vivir.

¡Sí! Cuando uno descubre el amor de Dios que da paz al corazón, recupera el ánimo y puede recomenzar la vida, no a fin de vivirla para uno mismo, sino “para Aquel que murió y resucitó por nosotros” (2 Corintios 5:15).

Éxodo 8 - Hechos 7:30-60 - Salmo 26:1-7 - Proverbios 10:15-16