La Buena Semilla: Miércoles 12 Febrero
Miércoles
12
Febrero
Hijos, obedeced a vuestros padres en todo, porque esto agrada al Señor.
Colosenses 3:20
Honra a tu padre y a tu madre, que es el primer mandamiento con promesa; para que te vaya bien, y seas de larga vida sobre la tierra.
Efesios 6:2-3
Actitud hacia nuestros padres (2)

Tratemos de hacer lo que Dios espera de los hijos en una familia cristiana. Para quienes aún son niños, él les pide, en primer lugar, obedecer a sus padres. Hijos que leen estas líneas, si ustedes desean agradar al Señor Jesús, recuerden que al obedecer a sus padres estarán haciendo algo que le agrada.

Naturalmente, ustedes crecerán y serán cada vez más autónomos. Sus padres no les darán más órdenes y ya no decidirán por ustedes. Quizá tendrán la sensación de que ellos ya no «están al día», o que se les dificulta ayudarlos en un mundo que cambia tan rápido. No obstante, tengan en cuenta los consejos de Salomón, el hombre más sabio de todos los tiempos: “Oye, hijo mío, la instrucción de tu padre, y no desprecies la dirección de tu madre”. “Oye, hijo mío, y sé sabio... Oye a tu padre, a aquel que te engendró; y cuando tu madre envejeciere, no la menosprecies” (Proverbios 1:8; 23:19, 22).

También llegará el tiempo en que ustedes serán adultos y quizá tendrán múltiples ocupaciones. A pesar de ello, no se olviden de sus padres. Ellos habrán “envejecido”. ¡Sean su sostén moral! Habrán perdido fuerzas. ¡Ayúdenles en las tareas que ya no pueden realizar solos! Su memoria fallará; no los abrumen por ello. Todo se resume en esta frase: “Honra a tu padre y a tu madre”.

Recordemos que fue Dios quien instauró el marco y el contexto de la vida familiar, y cumplamos con el rol que él espera de nosotros en todas las etapas de la vida.

Génesis 46 - Mateo 26:47-75 - Salmo 22:6-11 - Proverbios 8:32-36