La Buena Semilla: Lunes 4 Noviembre
Lunes
4
Noviembre
Vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí.
Gálatas 2:20
Jesús es mi Salvador
Testimonio

«A la edad de 17 años asistí por primera vez a una reunión cristiana. Allí oí hablar de Dios, de su amor, de su poder, de su misericordia. Nunca me había interesado en Dios, pero las palabras que escuché resonaban fuertemente en mi corazón. Se aplicaban exactamente a mi caso, aunque el que hablaba no me conocía, y yo tampoco lo conocía a él. Ese día me convencí de la existencia de Dios. Desde ese momento decidí obedecerle. Confesé a Dios mi vida pasada, y supe que a pesar de todos mis pecados y debilidades, Dios acababa de perdonarme por medio de Jesucristo. Sabía que me ayudaría a hacer su voluntad. Enseguida experimenté el amor, la bondad, el poder y la paciencia de Dios para conmigo.

Atravesé múltiples pruebas y muchos problemas de salud, sin embargo mi fe creció. Las dificultades no faltaron durante todos esos años, pero las pruebas que Dios permite nos forman, cuando las atravesamos con Jesucristo.

Ahora tengo casi 60 años y estoy tranquilo, porque Jesús es mi Salvador, mi amigo de cada día, y diariamente le confío mi vida.

Usted que lee estas líneas, sepa que Dios es un Dios de amor que lo ama. Él dio a Jesucristo, su Hijo unigénito, para que todo el que cree en él no se pierda, sino que tenga vida eterna (Juan 3:16)».

A. P.
Para esa persona se verifica el texto de Salmo 37:25: “Joven fui, y he envejecido, y no he visto justo desamparado, ni su descendencia que mendigue pan”.

Ester 9-10 - Juan 18:19-40 - Salmo 119:121-128 - Proverbios 26:25-26