La Buena Semilla: Sábado 28 Septiembre
Sábado
28
Septiembre
El Dios eterno es el Señor, el cual creó los confines de la tierra. No desfallece, ni se fatiga con cansancio, y su entendimiento no hay quien lo alcance.
Isaías 40:28
Hace salir su sol sobre malos y buenos, y... hace llover sobre justos e injustos.
Mateo 5:45
El Creador de todo lo que existe

Dios no es la naturaleza. Dios no es el destino. Dios no es la providencia. Él es el Creador de todas las cosas, y todas le obedecen, le sirven (Salmo 119:91). Él decide todo. Nosotros debemos aceptar que no comprendemos todo, porque somos criaturas limitadas, mientras Dios es infinito y eterno. Él reina sobre todo el universo y dirige todo según su voluntad perfecta. Debido a esto, ¿será Dios responsable de toda injusticia en el mundo, de todas las catástrofes? No, las injusticias son el resultado de nuestra desobediencia a los sabios mandamientos que Dios nos ha dado en la Biblia. Por ejemplo, él dice: “Amarás a tu prójimo como a ti mismo” (Levítico 19:18). “Amad a vuestros enemigos... y orad por los que os ultrajan y os persiguen” (Mateo 5:44). El mundo no sería injusto si el hombre obedeciera las instrucciones divinas, ¡pero no lo hace!

En cuanto a las catástrofes naturales, sentimos tristeza por el dolor que causan, y podemos percibirlas como advertencias. Jesús dijo: “O aquellos dieciocho sobre los cuales cayó la torre en Siloé, y los mató, ¿pensáis que eran más culpables que todos los hombres que habitan en Jerusalén? Os digo: No; antes si no os arrepentís, todos pereceréis igualmente” (Lucas 13:4-5).

Dios es todopoderoso, soberano, pero también es amor. No acusemos a Dios, más bien inclinémonos ante él. Acerquémonos a Jesús, quien se compadeció y alivió tantos sufrimientos. Él dijo: “Venid a mí” (Mateo 11:28).

Oseas 13-14 - Filipenses 3 - Salmo 107:33-43 - Proverbios 24:8-9