La Buena Semilla: Viernes 27 Septiembre
Viernes
27
Septiembre
Para que seáis irreprensibles y sencillos, hijos de Dios sin mancha en medio de una generación maligna y perversa, en medio de la cual resplandecéis como luminares en el mundo; asidos de la palabra de vida.
Filipenses 2:15-16
La crisis más grave

Nuestro mundo va de crisis en crisis. Apenas se empieza a vislumbrar el final de un túnel cuando ya se anuncia otro: epidemias, desplazamientos masivos de poblaciones, crecimiento de los océanos, calentamiento climático...

La Biblia nos enseña que el príncipe de este mundo se llama “Satanás” (Juan 12:31). No es sorprendente si ese “príncipe”, invisible pero muy real, influencia hábilmente a los gobernantes y medios de comunicación para hacerles pensar que todos los problemas son de orden material. Así la atención general se centra sobre esos objetos y se desvía de lo que es más importante y grave, la crisis moral de la humanidad.

El cristiano no se informa solo por los medios de comunicación, él escudriña la Biblia. Ella le informa sobre el origen, la causa y las consecuencias de esta crisis moral. El corazón del hombre que ha abandonado a Dios y menospreciado las instituciones divinas ha originado esta crisis. Para muchas personas no existe más el bien ni el mal, y cada uno es libre de hacerse su propia escala de valores. Esta actitud muestra el orgullo y la presunción del corazón humano, que datan de la entrada del pecado en el mundo (Romanos 5:12). Si las tinieblas morales se desarrollan en nuestra sociedad, el rol del cristiano siempre es brillar como una lámpara, viviendo en este mundo lo que la Palabra de Dios le enseña (ver el versículo de hoy). Y aunque Satanás, el dios de este mundo, trata de cegar nuestros pensamientos, el Evangelio de la gracia de Dios aún invita a cada uno a ir a Jesús el Salvador.

Oseas 11-12 - Filipenses 2 - Salmo 107:23-32 - Proverbios 24:7