La Buena Semilla: Miércoles 25 Septiembre
Miércoles
25
Septiembre
La palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos.
Hebreos 4:12
Lámpara es a mis pies tu palabra, y lumbrera a mi camino.
Salmo 119:105
¿Quién le dijo?

Un cristiano presentaba la Biblia como la Palabra de Dios. Entonces uno de los asistentes replicó: «¿Quién le dijo que es la Palabra de Dios?». Señalando en dirección al sol, el creyente le preguntó: «¿Cómo sabe usted que ese es el sol? Yo lo sé porque me da luz y calor, nadie necesita probármelo. Él es su propio testigo. Lo mismo sucede con la Biblia: lo que ella nos dice son las mismas palabras de Dios, las cuales me dan vida, luz, calor y felicidad».

Si usted pide sinceramente a Dios que le dé la convicción de que la Biblia es la Palabra de Dios, él responderá a su expectativa. El mismo Espíritu que condujo a los diferentes autores (2 Pedro 1:20) nos da la certeza de que es la voz de Dios quien se dirige a nosotros. La Biblia revela a Dios y se presenta como su Palabra. En ella encontramos un conocimiento perfecto del hombre y la demostración de que el ser humano está perdido, lejos de Dios. A los que se reconocen como tales, ella ofrece el perdón del Dios de amor. Esta Palabra divina es “viva y eficaz”, siempre tiene un efecto sobre el que la lee; da gozo, paz y certezas al creyente. Es una “lámpara” en su camino.

La Biblia no es propiedad de un pueblo, de una iglesia, de una religión; ella se dirige a todos, instruidos o ignorantes, pobres o ricos, jóvenes o viejos. “Dios es amor” (1 Juan 4:8) y “quiere que todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad” (1 Timoteo 2:4). Su Palabra es la verdad (Juan 17:17).

Oseas 7-8 - 2 Corintios 13 - Salmo 107:10-16 - Proverbios 24:3-4