La Buena Semilla: Domingo 8 Septiembre
Domingo
8
Septiembre
Amados, ahora somos hijos de Dios.
1 Juan 3:2
Vuestro Padre sabe de qué cosas tenéis necesidad, antes que vosotros le pidáis.
Mateo 6:8
No os afanéis... vuestro Padre celestial sabe que tenéis necesidad de todas estas cosas.
Mateo 6:31-32
A su cargo

Si usted tiene un hijo pequeño, lo cuida naturalmente sin que haya necesidad de pedírselo, en una relación feliz, basada en el amor y la confianza. Un hijo que se mostrara inquieto y desconfiado, a pesar de los cuidados que usted le prodiga, le causaría tristeza y preocupación, con justa razón.

Nuestros hijos, mientras son pequeños, están a nuestro cargo, dependen enteramente de nosotros. Nos ocupamos de ellos simplemente porque son nuestros hijos y los amamos. Nos gusta verlos felices y confiados.

Los cristianos, por la fe en Jesús, hemos recibido la vida divina y nos hemos convertido en hijos de Dios (Juan 1:12). Dios tiene cuidado de nosotros como un Padre. Sin embargo, ¡a menudo nos comportamos con él como si no confiáramos en sus cuidados! Nuestro Padre celestial, ¿será menos fiel que un padre humano?

No seamos cristianos intranquilos que viven con miedo a lo que pueda sucederles. No imaginemos a Dios como un Padre severo, ni temamos acercarnos a él; disfrutemos apaciblemente su amor, como sus hijos amados (Efesios 5:1).

En lugar de angustiarnos por todos los detalles de la vida cotidiana, echemos todas nuestras preocupaciones sobre nuestro Dios, quien tiene cuidado de nosotros (1 Pedro 5:7).

Hijos de Dios, yo soy «hijo a cargo» de un Padre amoroso y todopoderoso. ¿Qué más necesito?

2 Crónicas 24 - 1 Corintios 14:20-40 - Salmo 104:14-18 - Proverbios 22:28