La Buena Semilla: Jueves 5 Septiembre
Jueves
5
Septiembre
Señor, tú me has examinado y conocido... Has entendido desde lejos mis pensamientos... Aún no está la palabra en mi lengua, y he aquí, oh Señor, tú la sabes toda... Me escuchó Dios; atendió a la voz de mi súplica.
Salmos 139:1-4; 66:19
Alguien está detrás del muro

Desde hace algún tiempo Jonatán tiene dificultades para orar. En lugar de sentir que Dios lo escucha, tiene la impresión de hablar a un muro. Su padre lo animó diciéndole: «Puedes estar seguro de que detrás del muro hay Alguien que te escucha».

Cristianos, tal vez esta también sea nuestra experiencia. Cuando oramos, a veces sentimos la presencia de Dios. Pero también hay momentos en los cuales tenemos la impresión de que no hay nadie... No nos dejemos turbar. “Por fe andamos, no por vista” (2 Corintios 5:7). La fe no es del dominio de los cinco sentidos...

El rey David se dirigió a Dios con estas palabras: “Tú oyes la oración; a ti vendrá toda carne” (todo hombre) (Salmo 65:2). Por la fe creamos que Dios nos escucha, porque lo prometió. Nuestras impresiones son fluctuantes, pero Dios siempre es el Mismo. En el Salmo 139 David tiene conciencia de que Dios lo ve, a donde quiera que vaya, y que sabe lo que él piensa o lo que va a decir, incluso antes de que abra la boca. Dios está en todas partes, nuestra oración no puede pasar desapercibida para él.

Ciertamente, el gozo y la paz que experimentamos en la oración están unidos a nuestro estado interior, y a veces es necesario confesar a Dios nuestro mal estado, para volver a hallar una relación feliz con él. Pero es imposible que nuestra oración escape a Dios, quien conoce hasta el fondo nuestros pensamientos más secretos... Pensemos en la respuesta dada a Jonatán: ¡Hay Alguien detrás del muro!

2 Crónicas 21 - 1 Corintios 12 - Salmo 103:19-22 - Proverbios 22:22-23