La Buena Semilla: Domingo 1 Septiembre
Domingo
1
Septiembre
En el amor no hay temor, sino que el perfecto amor echa fuera el temor... Nosotros le amamos a él, porque él (Dios) nos amó primero.
1 Juan 4:18-19
Contentamiento es a los hombres hacer misericordia
Proverbios 19:22
Es el Señor
Lucas 5:1-11; Juan 21:3-4

Simón (a quien más tarde Jesús llamaría Pedro) había trabajado toda la noche con sus compañeros, pero no habían pescado nada. Jesús los invitó a echar las redes en pleno día. Ellos obedecieron... ¡y las redes se llenaron al punto de romperse! Asustado por este Hombre a quien los peces obedecen, Simón se echó a sus pies y le dijo: “Apártate de mí, Señor, porque soy hombre pecador”. En lugar de retirarse, Jesús lo tranquilizó, y Simón dejó todo para seguirle...

Pasaron algunos años, Jesús fue crucificado y luego resucitó. Otra vez, los discípulos habían pescado toda la noche sin éxito. En la mañana, un desconocido se presentó en la playa. Ellos admitieron que sus esfuerzos habían sido infructuosos, y él los invitó a echar nuevamente sus redes en el lugar donde estaban, cerca de la playa. Enseguida la red se llenó a tal punto que solo pudieron arrastrarla hasta la orilla. ¡Entonces Juan comprendió que ese desconocido era el Señor! Y Pedro se lanzó al agua para reunirse rápidamente con él.

La actitud de Pedro en estas dos ocasiones ofrece un contraste llamativo. Esto se debe a que, entre tanto, Pedro había aprendido a conocer la gracia de su Maestro. Y helo aquí precipitándose a su encuentro, vivo ejemplo de esta palabra: “el perfecto amor echa fuera el temor”.

No temamos acercarnos a Jesús tal como somos. Él no rechaza a nadie, al contrario, por su bondad atrae a los que lo conocen.

2 Crónicas 17 - 1 Corintios 9 - Salmo 102:23-28 - Proverbios 22:15