La Buena Semilla: Miércoles 3 Julio
Miércoles
3
Julio
Prepárate para venir al encuentro de tu Dios.
Amós 4:12
Jesús... puede también salvar perpetuamente a los que por él se acercan a Dios.
Hebreos 7:22-25
Todos los que en él creyeren, recibirán perdón de pecados por su nombre.
Hechos 10:43
¡Cuidado, urgente!

En caso de urgencia nos vemos obligados a reaccionar, a decidir. Luego pensamos: «Si por lo menos hubiera tenido más tiempo, si hubiera sabido, si me hubieran avisado...».

Hoy queremos hablarle de la mayor de las urgencias. La vida terrenal termina invariablemente con la muerte. Todos lo sabemos muy bien, y las circunstancias de la vida nos lo recuerdan continuamente: problemas de salud, fallecimiento de cercanos, catástrofes o guerras en el mundo, incluso simplemente el tiempo que pasa. Sin embargo, postergamos la idea de la muerte hasta el final, tratando de no pensar en ella... salvo en caso de urgencia. Pero entonces corremos el riesgo de que sea demasiado tarde. Por eso la Biblia nos dice: “Si oyereis hoy su voz, no endurezcáis vuestros corazones” (Hebreos 4:7). ¿Cómo prepararnos, pues, para la muerte?

–Sabiendo a dónde vamos: el cuerpo vuelve a la tierra, y el espíritu vuelve a Dios que lo dio (Eclesiastés 12:7).

–Preparándonos para ese encuentro con Dios (Amós 4:12).

–Creyendo que Jesucristo vino para salvarnos y librarnos del poder de la muerte, ofreciéndonos la vida eterna.

Tomemos el tiempo para reflexionar: tarde o temprano la muerte vendrá sobre cada uno de nosotros. Dios nos dice: “Os he puesto delante la vida y la muerte... escoge, pues, la vida, para que vivas” (Deuteronomio 30:19). Hagamos esta elección mientras aún hay tiempo.

Daniel 5 - 1 Juan 4 - Salmo 78:40-55 - Proverbios 18:16-17