La Buena Semilla: Miércoles 5 Junio
Miércoles
5
Junio
Antes que fuera yo humillado, descarriado andaba; mas ahora guardo tu palabra.
Salmo 119:67
¡Cuán dulces son a mi paladar tus palabras! Más que la miel a mi boca.
Salmo 119:103
Tu palabra es verdad.
Juan 17:17
Tu Palabra me hace vivir

El escritor ruso Dostoievski (1821-1881), condenado a morir fusilado por sus actividades revolucionarias, finalmente fue deportado a un campo de trabajo en Siberia. Al regresar del presidio, llevó consigo un Nuevo Testamento, y escribió: «Ahora todo está claro para mí: nadie es más hermoso, más profundo, más comprensivo y más perfecto que Cristo. No existe nadie mejor. Si alguien quisiera probarme que Jesucristo está fuera de la verdad, preferiría quedarme con Él y no con la verdad». Pero Jesucristo mismo dijo: “Yo soy el camino, y la verdad, y la vida” (Juan 14:6).

En su lecho de muerte, Dostoievski pidió el Nuevo Testamento que tanto había leído en Siberia. Mostró el pequeño libro desgastado a sus hijos y les dijo: «Nunca se separen de este libro y, sobre todo, jamás duden del amor y del perdón de Jesús».

Este testimonio dado al valor del Libro de Dios y al amor de Jesús por un hombre que pasó por muchas pruebas se une al testimonio de millones de creyentes, tanto de los que han tenido una existencia fácil como de los que han sacrificado su vida por no negar su fe.

El Nuevo Testamento es la segunda parte de la Biblia. Empieza con los 4 evangelios que describen la vida de Jesucristo, quien vino para liberarnos del pecado y abrirnos el camino que otorga la paz con Dios. Luego siguen los Hechos de los Apóstoles, 21 epístolas y el Apocalipsis.

El que cree en su Palabra recibe la vida eterna.

2 Reyes 6 - Romanos 11:25-36 - Salmo 68:7-14 - Proverbios 16:25-26