La Buena Semilla: Domingo 26 Mayo
Domingo
26
Mayo
Los discípulos estaban llenos de gozo y del Espíritu Santo.
Hechos 13:52
Llenos del Espíritu (1)

Esos primeros cristianos que estaban “llenos” del Espíritu nos causan admiración. Sin embargo, no es un privilegio reservado a una categoría particular de personas, o a los que tienen dones sobresalientes. Cada creyente debería desear estar lleno del Espíritu Santo, porque esta es la voluntad del Señor para todos. Él nos dice: “Sed llenos del Espíritu” (Efesios 5:18).

Pero para estar llenos del Espíritu debemos andar de una manera digna de él:

– “No contristéis al Espíritu Santo de Dios” (Efesios 4:30). Si hacemos lo malo, si vivimos para nosotros mismos, entonces contristamos al Espíritu Santo, y él no nos llenará. Haciendo lo que nos dice que no hagamos, lo contristamos.

– “No apaguéis al Espíritu” (1 Tesalonicenses 5:19). Lo apagamos cuando no hacemos lo que nos manda hacer. Por ejemplo, Dios me pide que ore, que testifique de mi fe, que ayude a un hermano necesitado. Si no lo hago, apago al Espíritu. De la misma manera, en las reuniones de los cristianos alrededor del Señor, lo apagamos cuando no lo dejamos obrar en nosotros, o si tenemos una actitud crítica.

– “Andad en el Espíritu, y no satisfagáis los deseos de la carne” (Gálatas 5:16). En la vida cotidiana, andar en el Espíritu es hacer callar lo que sube de nuestro corazón malo, de nuestra vieja naturaleza, y vivir de la nueva naturaleza que poseemos por la fe. Es vivir en estrecha comunión con el Señor Jesús, buscando su voluntad. ¡Es vivir en su presencia, aferrándonos a su mano!

(mañana continuará)

1 Reyes 20:22-43 - Romanos 4 - Salmo 63:5-11 - Proverbios 16:5-6