La Buena Semilla: Jueves 16 Mayo
Jueves
16
Mayo
Así dice el Señor, Creador tuyo:... Yo soy el Señor, Dios tuyo... A mis ojos fuiste de gran estima... y yo te amé.
Isaías 43:1, 3-4
¿Un sentido para mi vida?

¿Por qué estoy aquí? ¿Cuál es el motivo de mi vida? Estas preguntas surgen en un momento u otro de nuestra existencia.

¿Dónde encontrar las respuestas?

En la Biblia. En ella Dios se presenta como el arquitecto y el creador del universo. Él dio origen a la vida. Estoy aquí porque Dios me creó, me amó, me tejió “asombrosa y maravillosamente” en el vientre de mi madre (Salmo 139:14, V. M.). Me creó a su imagen (Génesis 1:27), y para su gloria (Isaías 43:7). Existo, no por una ciega casualidad, sino según la voluntad de Dios y para su alabanza: “Señor, digno eres de recibir la gloria y la honra y el poder; porque tú creaste todas las cosas, y por tu voluntad existen y fueron creadas” (Apocalipsis 4:11).

Cada uno de nosotros debe hacerse la pregunta: si este es el objetivo de mi vida, ¿es correcta la orientación que le doy? ¿Cómo he vivido hasta hoy? ¿Quién es Dios para mí?

¿Menospreciaré “las riquezas de su benignidad, paciencia y longanimidad”? (Romanos 2:4) ¿Continuaré rechazando el amor del Dios todopoderoso? Él quiere darle un sentido a mi vida: la felicidad de estar en paz con él y la posibilidad de darle cada día el honor que él merece. ¿Dejaré de lado semejante programa?

“Todo aquel que viene a mí, y oye mis palabras y las hace... semejante es al hombre que al edificar una casa, cavó y ahondó y puso el fundamento sobre la roca... el río dio con ímpetu contra aquella casa, pero no la pudo mover, porque estaba fundada sobre la roca. Mas el que oyó y no hizo, semejante es al hombre que edificó su casa sobre tierra, sin fundamento; contra la cual el río dio con ímpetu, y luego cayó” (Lucas 6:47-49).

1 Reyes 12 - Marcos 13 - Salmo 58:6-11 - Proverbios 15:19-20