La Buena Semilla: Domingo 5 Mayo
Domingo
5
Mayo
El primer día de la semana, reunidos los discípulos para partir el pan...
Hechos 20:7
La hora viene, y ahora es, cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad; porque también el Padre tales adoradores busca que le adoren.
Juan 4:23
El domingo: día de adoración (4)

Durante sus viajes, a veces el apóstol Pablo pasaba siete días con los cristianos de una ciudad. Probablemente lo hacía para celebrar la Cena con ellos. Aprovechaba los días de reposo para anunciar a Cristo en las sinagogas, y el resto de los días predicaba en las plazas públicas o en las familias. Pero en el capítulo 20 de los Hechos (v. 7) lo vemos reunido con los hermanos y hermanas, el domingo, para recordar al Señor. El objetivo de la reunión era “partir el pan”, como lo habían hecho los discípulos cuando Jesús instituyó la Cena, justo antes de su crucifixión. Allí Jesús “tomó el pan y dio gracias, y lo partió y les dio, diciendo: Esto es mi cuerpo, que por vosotros es dado; haced esto en memoria de mí. De igual manera... tomó la copa” (leer Lucas 22:19-20).

“Partir el pan” es recordar a Cristo, quien se hizo hombre: “Esto es mi cuerpo”. “Esta es mi sangre”. Es hacer memoria de sus sufrimientos, de su sacrificio, de su vida entregada, de su muerte, de la eficacia de su sangre que nos purifica de todo pecado y nos justifica para estar en paz en su presencia.

Jesús no está más aquí como en el tiempo de los evangelios. Pero dejó esta promesa: “Donde están dos o tres congregados en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos” (Mateo 18:20). Es allí donde debemos encontrarnos el domingo para recordar al Señor y anunciar su muerte hasta que él vuelva, para adorar al Padre.

(continuará el próximo domingo)

1 Reyes 4 - Marcos 7:24-37 - Salmo 52 - Proverbios 14:33-34