La Buena Semilla: Sábado 13 Abril
Sábado
13
Abril
Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque cuando haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha prometido a los que le aman.
Santiago 1:12
(Jesús dijo a sus discípulos:) Pero vosotros sois los que habéis permanecido conmigo en mis pruebas.
Lucas 22:28
Vosotros habéis permanecido conmigo en mis pruebas

Jesús pronunció esta frase después de haber escuchado una fuerte discusión entre sus discípulos. Él conocía la fidelidad de ellos, a pesar de sus debilidades y, a veces, de sus faltas.

“Habéis permanecido”, es decir, ustedes no huyeron. Esta es una palabra de aprobación. Cuando la prueba nos empuja a retroceder y a desanimarnos, Jesús nos anima a permanecer firmes y pacientes en nuestra fe.

“Mis pruebas”, dijo Jesús. ¿Cuáles eran las pruebas de Jesús? En ese tiempo era el odio, el desprecio de los que lo rechazaban. Aún hoy hallamos la misma hostilidad, la cual se manifiesta de diversas maneras: violencia, persecución, burla, indiferencia... En nuestros días, compartir las pruebas de Jesús es compartir también las de sus testigos en la tierra, de la misma manera que el apóstol Pablo hablaba de los sufrimientos de Cristo que iba a padecer en su servicio por la Iglesia (Colosenses 1:24). Muchos de los sufrimientos de los creyentes están unidos a los de sus hermanos y hermanas en la fe. Pensamos en ellos, oramos por ellos y sentimos inmensamente sus penas.

“Conmigo en mis pruebas”. Al decir “conmigo”, Jesús subraya un vínculo afectivo personal muy fuerte. También manifiesta mucha gracia, porque no menciona nuestros errores. Soportamos estas pruebas por la fe, unidos a él, amándolo. Ciertamente nos llenaríamos de gozo si, al final de nuestra vida, el Señor nos dijera: Tú has estado “conmigo” en mis pruebas.

Ezequiel 36:13-38 - 2 Tesalonicenses 3 - Salmo 43 - Proverbios 13:14-15