La Buena Semilla: Sábado 16 Marzo
Sábado
16
Marzo
Vosotros, maridos, igualmente, vivid con ellas (vuestras esposas) sabiamente, dando honor a la mujer como a vaso más frágil, y como a coherederas de la gracia de la vida, para que vuestras oraciones no tengan estorbo.
1 Pedro 3:7
Problemas de pareja

La Biblia describe varias situaciones de parejas que nos pueden hacer reflexionar.

El esposo de Ana notó la tristeza de su esposa, quien estaba afligida porque no podía tener hijos. ¿Qué le preguntó para consolarla?: “¿Por qué lloras? ¿Por qué no comes? ¿y por qué está afligido tu corazón? ¿No te soy yo mejor que diez hijos?” (1 Samuel 1:8). Su torpe respuesta muestra que conocía muy poco a su esposa y no comprendía sus sufrimientos. Felizmente ella supo dirigirse al Señor en oración y hallar paz.

Cuando el rey David bailó y cantó delante de todos, debido al gozo que sentía durante una ceremonia religiosa, ¿cómo lo recibió su esposa? Le reprochó su actitud con ironía (2 Samuel 6:20). Demasiado preocupada por su status social y por «el qué dirán», se irritó a causa del entusiasmo de su esposo. No compartió en absoluto el gran gozo de David y se avergonzó por su comportamiento. David le respondió de forma hiriente, con palabras ásperas, y así se inició una disputa.

No dejemos que el orgullo y el egoísmo se introduzcan en nuestro matrimonio. Aprendamos a escuchar y a comprender. Practiquemos el perdón y la ternura. Así podremos experimentar las preciosas bendiciones que fluirán de ello. Una pareja en la que reina la armonía y el amor es algo bello a los ojos de Dios: es la imagen de la relación de Cristo con su Iglesia.

“La blanda respuesta quita la ira; mas la palabra áspera hace subir el furor” (Proverbios 15:1).

Ezequiel 11 - Hechos 20:1-16 - Salmo 33:16-22 - Proverbios 11:21-22