La Buena Semilla: Viernes 15 Marzo
Viernes
15
Marzo
Acuérdate de tu Creador en los días de tu juventud, antes que vengan los días malos, y lleguen los años de los cuales digas: No tengo en ellos contentamiento.
Eclesiastés 12:1
Dios, Dios mío eres tú; de madrugada te buscaré; mi alma tiene sed de ti.
Salmo 63:1
Rutina diaria

Al amanecer la gente se despierta y comienza el ajetreo. Cada uno se levanta y sigue su rutina: toma el desayuno aprisa mientras oye las noticias... Si se vive en la ciudad, hay que tomar el bus, el tren, llegar a tiempo a una cita importante, pero están los semáforos, los atascos. Es necesario, pues, salir con tiempo. Así es cada mañana... Sin mencionar los imprevistos, los problemas de salud. La vida transcurre a un ritmo acelerado. Los años pasan y pronto llegamos a la vejez... si es que llegamos.

– ¿Qué hay de su relación con Dios?

– ¡Oh, hasta ahora no he pensado en ello!, dirá usted tal vez.

Pues bien, nunca lo olvide: nuestra alma, que nos pone en relación con Dios, es nuestro bien más preciado, ya que es inmortal. Por el momento, quizá, todo va bien. El problema es que nuestra vida activa, tal vez muy exitosa en la tierra, no nos hará entrar a la presencia de Dios. Como pecadores que somos, no podremos ir allí a menos que seamos perdonados por Jesucristo. Entonces, clame al Señor Jesucristo y será salvo. Él recibió en su lugar el juicio que usted merecía (Romanos 10:13).

Los que somos creyentes, reservemos momentos del día para estar en la presencia del Señor, para orar, leer y meditar su Palabra. Tengamos con él una relación permanente de confianza. Así nuestro temperamento será más sereno y nuestro testimonio más convincente.

“La paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús” (Filipenses 4:7).

Ezequiel 10 - Hechos 19:23-41 - Salmo 33:10-15 - Proverbios 11:19-20