La Buena Semilla: Lunes 11 Marzo
Lunes
11
Marzo
(Jesús dijo:) Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios.
Mateo 5:9
El fruto de justicia se siembra en paz para aquellos que hacen la paz.
Santiago 3:18
Las bienaventuranzas
Bienaventurados los pacificadores (7)

Cuando Jesús se presentó a sus discípulos el día de su resurrección, les dijo: “Paz a vosotros”. Era el saludo habitual en aquellos tiempos, pero en boca del Señor Jesús era más que un simple deseo. Era una realidad concreta porque él es el “Señor de paz” (2 Tesalonicenses 3:16). Hizo “la paz mediante la sangre de su cruz” (Colosenses 1:20). Esta paz que el Señor Jesús hizo con Dios es la fuente de la paz interior prometida a los que creen en él. Dos aspectos la distinguen: la paz de la conciencia, es decir, la certidumbre de que Dios me ha perdonado, y la paz del corazón, ese sentimiento de confianza en Dios que conduce mi vida.

Cuando experimentamos esta paz personal, esto nos ayuda a superar los conflictos, y favorece la búsqueda de reconciliación y armonía.

“Bienaventurados los pacificadores...”. Esta felicidad abarca nuestras relaciones, en particular en la familia y en la vida social. Lo que permite que la paz permanezca entre los creyentes no es la ausencia de problemas, sino la capacidad para atravesarlos y resolverlos por la gracia del Señor.

Sin justicia no se puede encontrar una paz durable. “El fruto de justicia se siembra en paz para aquellos que hacen la paz” (Santiago 3:18). La justicia sin paz agobia... La paz sin justicia asfixia.

Amigos cristianos, solo tratando de vivir juntos esta paz y esta justicia seremos realmente hacedores de paz, a quienes Dios llama sus hijos, porque se asemejan a él.

(continuará el próximo lunes)

Ezequiel 6 - Hechos 17:1-15 - Salmo 32:1-4 - Proverbios 11:11-12