La Buena Semilla: Jueves 7 Marzo
Jueves
7
Marzo
Te encarezco... que prediques la palabra; que instes... porque vendrá tiempo cuando no sufrirán la sana doctrina.
2 Timoteo 4:1-3
Responsables de nuestra elección

–Usted me cansa con su evangelio. No me hable más de eso.

–No le hablaré más de ello, solo tengo que decirle que no es mi evangelio, sino el “evangelio de Dios... acerca de su Hijo...” (Romanos 1:1-3). “Mirad que no desechéis al que habla. Porque si no escaparon aquellos que desecharon al que los amonestaba en la tierra, mucho menos nosotros, si desecháremos al que amonesta desde los cielos” (Hebreos 12:25).

–De todos modos, si Dios me manda al infierno, no estaré solo allí.

–No hable así. No es Dios quien lo envía a un lugar de tormentos. Al rechazar la salvación que él le ofrece gratuitamente, y para la cual fue necesario el sacrificio de su Hijo, es usted quien permanece en el camino que lleva a la perdición, acéptelo o no. Es cierto que allá no estará solo, pero ¿es ese su consuelo? En 1940 éramos un millón de prisioneros, pero eso no aliviaba mi situación. El enfermo que ingresa al hospital, ¿acaso siente alivio pensando que allí hay centenares de enfermos sufriendo?

Dios quiere salvar a todos los hombres, y Cristo murió por todos. Él manda a todos los hombres en todo lugar que se arrepientan. Pero no obliga a nadie. Él pone delante de usted el camino de la vida y el de la muerte. Usted debe escoger.

“Por tanto, es necesario que con más diligencia atendamos a las cosas que hemos oído, no sea que nos deslicemos... ¿Cómo escaparemos nosotros, si descuidamos una salvación tan grande? La cual, habiendo sido anunciada primeramente por el Señor, nos fue confirmada por los que oyeron” (Hebreos 2:1-3).

Ezequiel 2 - Hechos 14 - Salmo 31:1-8 - Proverbios 11:3-4