La Buena Semilla: Miércoles 20 Febrero
Miércoles
20
Febrero
El evangelio... es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree.
Romanos 1:16
Dios nuestro Salvador... quiere que todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad.
1 Timoteo 2:3-4
El Evangelio entre los indígenas

El joven misionero David Brainerd (1718-1747), yendo a una aldea indígena, se detuvo en un bosque para pasar la noche. Antes de acostarse oró fervientemente, sin darse cuenta de que algunos aldeanos lo habían seguido. En ese momento espiaban detrás de los árboles la misteriosa escena del «rostro pálido» que imploraba a Dios. Habían decidido matarlo, pues pensaban que los blancos emborrachaban a los indios para robarles sus pertenencias. Sin embargo, después de haber visto al misionero postrado en tierra, dirigiéndose al «Gran Espíritu», se retiraron discretamente.

Al día siguiente el joven, ignorando lo que había sucedido la noche anterior, siguió su camino y tuvo una inesperada recepción en la aldea. Los indígenas rodearon al misionero, quien les leyó el capítulo 53 de Isaías. Más tarde él escribió: «Muchos se emocionaron, y cuando les hablé de la salvación de sus almas, comenzaron a sollozar. Me escucharon atentamente hasta el fin. Les hablé del amor y de la compasión de Dios, quien envió a su propio Hijo para morir por los pecados de los hombres. Para mí fue una sorpresa ver cómo sus corazones parecían traspasados por el Evangelio».

Aún hoy el Evangelio del amor de Dios es anunciado. Con frecuencia la vida de los cristianos es el testimonio más poderoso. Aquí vemos cuán provechosa fue la actitud de oración del misionero para que todo el pueblo prestara atención al Evangelio. Y nosotros, ¿sabemos orar con la misma convicción?

2 Samuel 13 - Hechos 5:1-16 - Salmo 25:1-5 - Proverbios 10:7-8