La Buena Semilla: Sábado 2 Febrero
Sábado
2
Febrero
Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve.
Hebreos 11:1
¿Qué es la fe?

En la Biblia, el término “fe” no tiene siempre el mismo significado.

– Fe es creer. Es confiar plenamente en Jesucristo, el Hijo de Dios, el único “mediador entre Dios y los hombres” (1 Timoteo 2:5). “Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo” (Hechos 16:31). “Por gracia sois salvos por medio de la fe” (Efesios 2:8).

– La fe no es solo un punto de partida, es la razón de nuestras oraciones. Es por esto que los discípulos pidieron al Señor: “Auméntanos la fe” (Lucas 17:5). Por medio de ella el creyente se encomienda a Dios, reconociendo su poder y su fidelidad para mantener sus promesas. “Pida con fe, no dudando nada” (Santiago 1:6).

– La fe también es el móvil y la fuerza en la vida del creyente. El apóstol Pablo declaró: “Por fe andamos, no por vista” (2 Corintios 5:7). Es, pues, una energía interior que nos permite avanzar. Pablo quería encontrarse con los cristianos de Roma para ser juntamente alentados, “por la fe que nos es común” (Romanos 1:12). El capítulo 11 de la epístola a los Hebreos nos da claros testimonios de hombres y mujeres que experimentaron ese texto bíblico: “El justo vivirá por fe” (Hebreos 10:38).

– Finalmente, la fe abarca toda la verdad cristiana. Es lo que debemos creer firmemente. Somos llamados a contender “ardientemente por la fe que ha sido una vez dada a los santos” (Judas 3). Al final de su vida, Pablo pudo decir: “He guardado la fe” (2 Timoteo 4:7).

La fe no es solo creer que Dios existe, es un vínculo permanente con él en todos los aspectos de nuestra vida.

1 Samuel 26 - Mateo 21:1-22 - Salmo 18:37-42 - Proverbios 6:20-26