La Buena Semilla: Sábado 12 Enero
Sábado
12
Enero
Lo que es imposible para los hombres, es posible para Dios.
Lucas 18:27
Nadie conoce al Hijo, sino el Padre, ni al Padre conoce alguno, sino el Hijo, y aquel a quien el Hijo lo quiera revelar.
Mateo 11:27
Conocer a Dios

¿Es posible conocer a Dios? ¿Quién puede decirlo? ¡Pero él nos conoce y nos ama! Su deseo profundo es darse a conocer, revelarse como un Dios de amor que vive en la luz. Él promete a cada uno: “Me buscaréis de todo vuestro corazón. Y seré hallado por vosotros” (Jeremías 29:13-14). Jesús declara: “Conozco mis ovejas, y las mías me conocen, así como el Padre me conoce, y yo conozco al Padre” (Juan 10:14-15). ¡Qué felicidad hacer parte de su familia!

También se revela mediante dádivas:

– El perdón: “Yo soy el que borro tus rebeliones por amor de mí mismo, y no me acordaré de tus pecados” (Isaías 43:25).

– La vida eterna: “Yo les doy vida eterna” (Juan 10:28).

– La certeza de la salvación: “Estas cosas os he escrito a vosotros que creéis en el nombre del Hijo de Dios, para que sepáis que tenéis vida eterna” (1 Juan 5:13).

– La sabiduría y el conocimiento (Eclesiastés 2:26).

– Y el don más grande de todos: “De tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna” (Juan 3:16).

“En esto se mostró el amor de Dios para con nosotros, en que Dios envió a su Hijo unigénito al mundo, para que vivamos por él. En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó a nosotros, y envió a su Hijo en propiciación por nuestros pecados” (1 Juan 4:9-10).

1 Samuel 9 - Mateo 9:1-17 - Salmo 8 - Proverbios 3:9-10