La Buena Semilla: Jueves 20 Diciembre
Jueves
20
Diciembre
Estad siempre preparados para presentar defensa con mansedumbre y reverencia ante todo el que os demande razón de la esperanza que hay en vosotros.
1 Pedro 3:15
Permanecéis fundados y firmes en la fe, y sin moveros de la esperanza del evangelio que habéis oído.
Colosenses 1:23
Necesidad de esperanza

«¡Lo que esta ciudad necesita es esperanza!». Dicha frase fue escrita en un muro de una capital europea después de que se anunció un séptimo plan de recortes, debido a la crisis económica.

La necesidad de esperanza es universal. «De esperanza vive el hombre», dice el refrán. El desempleado espera encontrar un trabajo, el enfermo quiere sanar, el estudiante desea aprobar el examen, la pareja anhela ser feliz...

¿Hay algo más legítimo? Para alcanzar estos objetivos podemos depositar nuestra confianza en un sistema político, en los progresos de la medicina, en nuestras propias competencias... Sin embargo, ¡cuántas decepciones hallamos! Ante esta constatación, alguien escribió: «Para los hombres nunca habrá en la tierra otra esperanza que la esperanza cristiana». Aquel que vive una relación de confianza con Dios, cultivada mediante la oración y la lectura de la Biblia, gozará de esta esperanza. No es tener una vida sin problemas, sino la seguridad de poseer la fuerza e incluso la paz en las dificultades de la vida. Somos invitados a echar toda nuestra ansiedad sobre el Señor, sabiendo que él tiene cuidado de nosotros (1 Pedro 5:7).

Por último, el cristiano no se conforma con lo que es visible y temporal. La esperanza cristiana dirige sus ojos hacia el más allá. Muriendo en la cruz, Jesucristo pagó la entrada en el paraíso de Dios para todos los que aceptan ese regalo incomparable. Tal es la esperanza cristiana: ¡una eternidad de felicidad con Dios!

Jueces 11:12-40 - Apocalipsis 13 - Salmo 145:1-7 - Proverbios 30:11-14