La Buena Semilla: domingo 9 diciembre
domingo
9
diciembre
(Jesús dijo:) Confiad, yo he vencido al mundo.
Juan 16:33
Regocijaos en el Señor siempre. Otra vez digo: ¡Regocijaos!... El Señor está cerca. Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias.
Filipenses 4:4-6
El verdadero optimismo

Existe un optimismo ingenuo que considera sus deseos como realidades y se encierra en su propia felicidad, pero desaparece cuando la enfermedad u otras dificultades surgen. Este optimismo fácil tampoco resistirá si nos ponemos en contacto con las realidades de la vida de los que nos rodean, realidades a menudo muy duras. ¡Cuántos sufrimientos, decepciones y angustias hay a nuestro alrededor!

Entonces el optimismo da lugar a la desilusión ante lo absurdo de una existencia cuyo significado no comprendemos. ¡Desilusión... salvo si la esperanza viene de Dios mismo!

Esto es lo que sucede cuando recibimos al Señor Jesús en nuestras vidas. Él se vuelve el centro de nuestra felicidad, la fuente de un auténtico optimismo y de una esperanza viva. Jesús se enfrentó al mal bajo todas sus formas, ¡y lo venció! A simple vista su muerte parecía una derrota, pero en realidad fue el triunfo del amor y nos abre el camino hacia la resurrección. De esta manera el creyente es liberado del miedo a morir y se llena de esperanza.

Ahora el Señor está preparando a su Iglesia, formada por todos los creyentes, para compartir su gloria en el cielo y establecer su reino de paz en esta tierra tan atormentada. ¡El creyente puede ser optimista sabiendo que Jesús es el único fundamento sobre el cual puede apoyarse para tener confianza respecto al futuro... y en la vida de cada día!

Jueces 2 - Apocalipsis 2:18-3:6 - Salmo 139:13-18 - Proverbios 29:15-16